Destacados

Escupida de Fernet - portada - OYR

Escupida de Fernet, el libro punk cordobés de Facundo Vidal

Vaso con hielo

Mi nombre es Facundo Vidal, nací en Córdoba capital, viví parte de mi infancia y adolescencia en La Rioja, iba y venía de Córdoba. Luego estudié Periodismo en el Colegio Universitario de Periodismo. Me enamoré de una posadeña y me mudé a Posadas en donde formé una familia. Mi primer libro fue editado en el año 2019 y se llama “De lobizones, brujas, pomberos y aparecidos”, historias de Misiones basadas en relatos reales. Es un trabajo de rescate de literatura oral de leyendas de terror. Fui premiado en un concurso sobre patrimonio inmaterial organizado por el Fondo Nacional de las artes. Y durante marzo del 2020, comencé a escribir y armar “Escupida de Fernet”, la historia del punk de Córdoba capital. Me trajo mucha gratitud, amigos nuevos. Creo que para poder escribir sobre Córdoba me tuve que alejar un poco, quizás necesité un poco de nostalgia.

 

Franco Vidal - OYR

 

Una medida de fernet

El libro nació casi gracias a la cuarentena del 2020. Estaba buscando unas cosas en casa (vivo en Posadas, Misiones hace casi cinco años) y me encontré una caja llena de cassettes con producciones independientes y también varios TDK grabados con entrevistas a grupos. Yo, en el año 2004, había empezado a armar una especie de fanzine sobre punk en Córdoba y había entrevistado a algunos de los integrantes de Los Viejos Putos. Del fanzine ese salieron dos números y cincuenta copias fotocopiadas de las que no me quedo ni una sola. Darío Peralta de Los Bastardos fue una gran fuente de información en esa primera etapa de lo que fue el prototipo de lo que años más tarde sería el libro.  Luego la computadora donde tenía los archivos se me averió y todo quedó en la nada nuevamente.

Vaso, hielo y la medida

Los cassettes con las entrevistas quedaron ahí, guardados, pero resistiendo mudanzas. Y cuando los encontré me pareció que podía estar bueno hacer un libro (con 37 años ya estaba viejo para sacar fanzines) y comencé a ponerme en contacto con personas que habían formado parte del punk en Córdoba desde el comienzo y que antes no había tenido la oportunidad de entrevistar. Así fue como me comunique con Mario Bulacio de Los Enviados del Señor, con Joe Gauna de Los Viejos Putos, con Jorge Elena de Beat Cairo quien supo tener un grupo punk llamado Los Repodridos, a Jorge Imberti de Pax, con Gladeli,  quien fuera la dueña del legendario Lado Norte y que a su vez me fueron contactando con mucha más gente del ambiente punk de esa época, los años 80. Al libro, lo dividí por décadas, primero los 80, luego los 90, en dónde aparecen las voces de Tocarli Medina de los Pinipunks, después a partir del año 2000 y termina con una entrevista a Los Bastardos, que les hice en el 2006 y que formaba parte de los casetes que encontré.

 

 

Ahora, le agregamos la gaseosa

No solo cuento sobre los grupos cordobeses, sino también sobre las primeras visitas de grupos de punk rock de Buenos Aires, como Flema, Attaque 77, 2 Minutos, Fun People, Charlie Brown, Bulldog, Katarro Vandaliko, y varios más. Y de grupos internacionales como:  Marky Ramone, U.k. Subs, Gatillazo, Dead Kennedys. Hay reseñas de discos de grupos, afiches, folletos, fotos, anécdotas. Estoy muy conforme con cómo quedó.

Yo creo que la escena se fue nutriendo de otros sonidos dentro del punk, por ejemplo, las chicas de Tranki Punki con su gIpsy punk, o Piquillín y los compadres que tienen letras con humor. La época del punk que más viví,  fue la de comienzos del 2000,  en dónde todos fines de semana, tocaban 250 centavos, Herederos, Maltrato, Spiritual punk, 15 + copa, Astenia y varios más. En esa década,  hubo como un rebrote de punk rock, en Córdoba.

Ahora si, escupida de fernet

El título del libro está relacionado con la furia que caracteriza al punk, de escupir verdades y el fernet es un símbolo cordobés.

Muchos de los que fuimos punkies de provincia,  ya hemos crecido, pero el punk te va a perseguir siempre. Se convierte en una rebeldía inteligente, en un plan de cuestionar lo establecido y promover el pensamiento crítico. Yo defino a tres tipos de padres: los biológicos, los simbólicos y los culturales y a estos dos últimos los relaciono con el punk. Los simbólicos representaban la revolución, la rebeldía y los culturales el concepto del hazlo tu mismo. Si yo me quedara tan solo con lo que aprendí en la escuela, en la facultad etc, sería un hombre gen, por suerte pude acceder a fanzines, a bandas y sus letras que buscaban una apertura mental en los oyentes, a contracultura. Siempre digo que es de celebrar que hayamos tenido en Argentina a un tipo como Nekro de FUN People y Boom Boom Kid, porque él venía concientizando sobre temas de los que no se hablaban como por ejemplo el aborto legal, el veganismo, el cuidado del agua, etc. Sin ellos (me refiero a estos padres culturales del punk) habría quedado muy poco de mi si tan solo reviera lo que aprendí en el colegio o universidad. Y al “no future”,  lo interpreto como el goce instantáneo, es hoy. Me hace acordar a cuando iba a ver grupos y durante esas horas allí adentro,  saltás, gritás, te emocionás. Afuera el mundo seguía con sus mierdas, pero al gozar del punk de un modo instantáneo, cuando salías te acogotaba menos.

Otro más, no le hace mal a nadie

El libro se consigue en El Emporio libros 9 de Julio 182. Y si sos del interior podés escribir a editorial Liburu Urdina (3764 259964)  y te llega por correo en 4 o 5 días hábiles.

 

Libro Escupida de Fernet - OYR