THE CULT - Otras Yerbas Rock

THE CULT
Datos

Rock para que ella venda santuarios

El sábado 30 de octubre fue el día en que The Cult se consagró en Córdoba. El público que sacó del ropero, las camperas de cuero,  a pesar del calor y se dejó el pelo caer hasta la cintura sin tener en cuenta que el campo de juego luce despoblado en la parte de arriba, le hizo saber a la banda que lidera Ian Astbury que eran los mejores.

En esta visita a nuestra ciudad, a los imprescindibles Ian Astbury y Billy Duffy se le sumaron John Tempesta (ex White Zombie, Testament, Exodus entre otros),  Grant Fitzpatrick en bajo Damon Fox (de Bigelf, la  banda que teloneó a Dream Theater en el Luna Park). Es decir, una formación bien rockera que ametralló a los presentes con una seguidilla de hits apuntalados por el disco que torció el rumbo de la banda allá por 1987: Electric.

De allí salieron el primero (“Wild Flower”) y el último tema del concierto (Love Removal Machine), con la guitarra de Duffy siempre al frente, a todo volumen y guiando al resto del grupo durante los 75 minutos  que duró el show. “Lil Devil” y “Peace Dog” (también de Electric), “Sweet Soul Sister”, “Fire Woman” y “King Contrary Man” dan cuenta del poderío creativo de este guitarrista nacido en Manchester, con residencia en Los Ángeles, qué educó sus oídos con punk inglés y les dio su doctorado con el rock de la costa oeste norteamericana.

La descarga eléctrica que la banda inyectó sobre los presentes, parece haber sepultado su costado místico-psicodélico-gótico. Pero esto nunca se sabe. Lo concreto es que cuando terminó el concierto se vino un viento y lluvia helada para intentar apagar esa efervescencia que con el correr de los días y con los recuerdos aún vivientes se convirtió en ebullición.